lunes, 20 de marzo de 2017

“El tiempo es como el viento, arrastra lo liviano y deja lo que pesa…” Por: Eduardo Rodríguez Diez.



Esto escribía el novelista queretano Doménico Cieri Estrada; y viene a la perfección para darles mi opinión sobre lo sucedido el día de ayer en la segunda corrida de la feria de la cuaresma en la monumental plaza de toros México.
Ayer, después de más de dos décadas de ausencia en el gran coso, volvía la legendaria ganadería de Piedras Negras.
Seis hermosos y bien presentados astados envío Marco Antonio González al coso capitalino; la gente estaba con él desde el inicio de la corrida ya que al mostrar el cartel de procedencia del ganado; se desgranó la primer ovación de la tarde; a la cual siguieron seis más, tras las diversas salidas de cada unos de los astados que fueron aplaudidos al saltar al albero.
En el cartel, Antonio García “El Chihuahua”; Juan Fernando; Mario Aguilar y Antonio Romero.
“El Chihuahua” con el primero de la tarde, intentó con el capote; en el quinto interpretó un quite por Zapopinas en las que no se quedó quieto ni un momento, pero que agradaron al respetable; circense, bullidor y con chispa en banderillas en ambos toros, con su primero con los garapullos vestidos con los colores rojo y negro de la legendaria divisa, dando ese espantoso brinco con abdominal incluida que pasa de lo heterodoxo a lo ridículo, clavando por lo regular a toro pasado y trasero; pero que el público aplaude; con la muleta el gozo al pozo con un astado difícil al que había que poderle, estar en la distancia pero sobre todo aguantarlo y no dudarle; cosa que Antonio no pudo hacer ya que al menor movimiento de la cabeza del burel, “El Chihuahua” saltaba hacia atrás cual chapulín, dudándole en serio. Lo despachó de entera y lidió sin razón alguna el quinto del festejo en el mismo con el que estuvo en el mismo tenor que con el primero. Mató el cuarto al caer gravemente herido el zacatecano Antonio Romero. El torero mas “toreado” simplemente no pudo con los pedrenegrinos.
Juan Fernando, bien a secas con un toro difícil que terminaba con la carita arriba y no se empleaba. Juan estuvo firme, tratando de aguantar, pero yéndose del toro al reponer entre pase y pase; y no dejándole la muleta en la cara; aún así, mucho mejor y más torero que “El Chihuahua” sin duda; por lo que no entendemos el porqué no lidió él, el quinto toro del festejo. En fin, dos tardes, dos pifias en esto de las calificaciones para definir al lidiador del quinto y sexto toro.
Y salió el tercero, un astado para Mario Aguilar quien estuvo bien con el capote sobre todo con una media que resultó vistosa; con la muleta tuvo momentos extraordinarios con la mano izquierda, quien armando el engaño con la espada simulada, la dejaba en la cara del morito que embestía por bajo con claridad por ese lado. Dos series extraordinarias con remates toreros del espada hidrocálido que pasado de peso perdió sin duda una oreja al fallar con el acero. Con toda justicia Mario salió a lidiar el sexto, un hermoso toro con un par de puñales con el Aguilar intentó agradar pero que con la falta de fuerza del toro, que se desplomó en media faena de muleta, poco pudo hacer y no pasó nada. A este torero
se le necesitan dar más toros, tiene una clase y calidad y su carrera se ha visto como un
subibaja desde que estaba con los tauromágicos, pero sin duda tiene la onza.
Antonio Romero, empezó con esas ganas de ser que ninguno de sus alternantes demostró; queriéndose comer el mundo, bien bregando con el capote sacando del tercio a los medios a un astado que tenía movilidad pero que no era fácil. Bien con la muleta empezando con pases cambiados por la espalda, uno de ellos embarullado que fue un aviso de lo que pasaría después. Romero con la muleta bien cuadrada, logró muletazos de calidad por ese lado, con un toro al que había que levarle bien templado y tapándole la cara; en un cambio de mano por la espalda, Toño le adelantó la suerte y este tipo de toros no te perdona el error. El morito le tiró el derrote a la altura del pecho, cayendo el torero; el toro con celo hizo por el espada, infiriéndole una cornada grande en el recto; se pudo observar como el astifino pitón entraba en toda su extensión en el cuerpo del zacatecano, el cual fue trasladado con el profesionalismo que caracteriza a los monosabios de la México y estabilizado por ese gran equipo de ángeles guardianes encabezado por el doctor y querido amigo Rafael Vázquez Bayod.
Antonio merece más oportunidades, las cuales si nos son miopes los que manejan esto se podrán dar en provincia para que este chaval vuelva a la gran plaza el año entrante.
Con respecto a Piedras Negras, regresó la emoción y la bravura seca, seria e interesante a un espectáculo que está urgido de emociones como esta; el día de ayer, no se escucharon en el tendido esos ridículos comentarios de los “entendidos” pensando que podían bajarse a torear a esos toros; de manera “bonita” como si se escuchan cuando los figurines que no quieren ver este tipo de toros ni en filete parten plaza.
En mi muy particular forma de ver las cosas, exagerado el premio al ganadero, con una salida al tercio anticipada y una vuelta al ruedo mas por la nostalgia y los triunfos del pasado que por lo ocurrido en esta tarde.
Lo que no empaña ni la historia ni el nombre de esta prestigiosa casa ganadera, ya que como reza el título de este artículo de opinión: “El tiempo es como el viento, arrastra lo liviano y deja lo que pesa…” a las ganaderías “artistas” las arrastra el viento; y lo que pesa en esta casa ganadera sin duda alguna es la bravura de sus astados que se preserva con entrega y devoción.
Por ahí me enteré que se les impidió a varios aficionados, la transmisión en vivo del festejo a través de las redes sociales; en una de ellas con más de 1,500 visitas intentando ver esta corrida; de verdad un aplauso para otra estupidez de la empresa por esta retrograda decisión de promoción para su propio negocio. No cabe duda que parece que los antis están dentro…

Un abrazo y suerte para todos.

Porra México A.C.
Eduardo Rodríguez Diez
Presidente
“El toreo es el único arte fugaz que impacta de un solo golpe todos tus sentidos y el único capaz también de llegarte con una sola imagen a lo más profundo de tu corazón”

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada